Historia de las Merindades de Castilla, artículos y ensayos

Colección de Artículos y Ensayos

Los acontecimientos acontecidos durante la época tratada afectaron, como no podía ser de otra forma, a la población, sus clases sociales, la economía, las instituciones del estado y, en resumen, al ciclo completo de la vida de los habitantes de las Merindades de Castilla.

Los artículos se presentan clasificados por materias y por merindades. Además, puede buscar en la base de datos introduciendo texto libre y pulsando el botón "Buscar".

 "Un rey con un judío"
"Un rey con un judío"


Buscar: 
 
Materias:   Merindades:
 
El maravedí de 23,38 grs. de plata de valor intrínseco (1244) (
Autor: Alejandro Martín Ruiz
Fecha: vie 17/07/2015

El maravedí de 23,38 gramos de plata de valor intrínseco (1244)

 

1. Antecedentes históricos

1.1. Hasta la entrada de los almorávides

Todavía a finales del siglo X, las aceifas de Almanzor (978-1002) llegaban a Barcelona, León y Santiago, condicionando el desarrollo económico de los crisitianos peninsulares. Mientras que en el Reino de Navarra y en el Condado de Barcelona es perceptible la emisión de moneda durante el siglo X, no sucedía lo mismo en el Reino de León (Galicia, Asturias, León y Castilla).

En el año 1035 tuvo lugar la abolición del Califato de Córdoba (912-1035), y la fragmentación del mismo en los reinos de taifas; entre el año 1035 y el 1086 (llegada de los almorávides), el mundo cristiano peninsular asistió a un crecimiento económico basado en el cobro de las parias musulmanas y en el flujo comercial entre las dos zonas. Estas parias fueron pagadas en dinares califales, moneda de oro de las que se tallaban 60 piezas en libra romana (327,45 : 60 = 5,46 grs.) y que equivalía a 10 dirhemes (moneda de plata cuyo peso osciló entre 1,5 y 2,7 grs.(1). Ya la ratio plata-oro de estas monedas nos avisa de la altísima apreciación de la plata en la Edad Media peninsular. Más tarde veremos que el dinar almorávide reducía su contenido en oro hasta los 4 grs. aproximádamente. De momento, conviene recordar que la libra romana fue una unidad de peso (masa) de 327,45 grs., y que uno de sus divisores fue la onza (327,45 : 12 = 27,29 grs.). Respecto al dinar califal, sus 5,46 grs. obedecían a la división 27,29 : 5 = 5,46 grs.; con lo que tenemos la onza romana compuesta por 5 dinares o sueldos califales.

Estos sueldos califales seguían la estela de los solidus de oro de Constantino I (año 323), aunque los romanos de menos peso: 327,45 grs. : 12 onzas = 27,29 grs., 27,29 grs. : 6 solidus = 4,55 grs. (ley de 900 milésimas). A lo largo del trabajo contemplaremos como el metal fino de este solido romano se acerca mucho al peso de la moneda del dinar almorávide (3,97 grs.). Así, tenemos el sistema monetario libra-onza-sueldo o solidus o dinar califal, en el que las únicas monedas físicas o reales eran los solidus o los dinares, mientras que la libra y su divisor la onza funcionaban como unidades de cuenta: pagar una libra romana significaba entregar 1 x 12 x 6 = 72 solidus, o 60 dinares califales; pagar una onza suponía entregar 6 solidus.

1.2. Del año 1086 al 1217

1.2.1. El dinar almorávide

 

En el año 1086, Alfonso VI fue derrotado en la batalla de Sagrajas por los almorávides, que detuvieron la expansión cristiana e integraron los dominios peninsulares en el Mogreb. Los avances militares de portugueses, castellano-leoneses y aragoneses en la primera mitad del siglo XII rompieron la unidad musulmana originando las segundas taifas o taifas almorávides. Entre 1145 y 1223 tuvo lugar la invasión y dominio almohade; después de la batalla de las Navas de Tolosa (1212) declinaba el poderío almohade y comenzaban las terceras taifas; tras las conquistas de Fernando III (1217-1252), la supremacía cristiana era indiscutible, y los musulmanes sólo mantenían Murcia y Granada, reinos tributarios de Castilla.

En el período almorávide el flujo de los dinares hacia Castilla, debido a las parias y al comercio entre cristianos y musulmanes, fue muy relevante como he podido comprobar, por la presencia del dinar almorávide en muchos documentos de la Catedral de León (2), y de la Catedral de Burgos(3).

Siguiendo al profesor José María DE FRANCISCO OLMOS(4), los dinares almorávides eran de gran calidad (985 milésimas de metal fino) y tenían un peso aproximado de 4 grs. El profesor ha observado analizando varias piezas, que el peso de las mismas fluctúa entre 3,7 y 4,25 grs. y un diámetro entre 23 y 27 milímetros, llegando así a un peso aproximado de 4 grs.: (3,7 + 4,25) : 2 = 3,97 grs. de media por moneda, y 3,91 grs. de oro fino. Hasta ahora hemos hablado de los pesos reales de la moneda y del peso en  metal fino de la misma. Tratemos de averiguar el valor intrínseco (grs. de oro) teórico del dinar almorávide. Procedemos como con el dinar califal, pero con 7 sueldos por onza. Los 327,45 grs. de la libra romana se descomponen en 12 onzas de 27,29 grs., y dividida la onza entre 7 sueldos corresponden 3,90 grs. de oro a cada sueldo o dinar almorávide. Conviene recordar esta cifra de 3,90 grs., porque en su momento será el peso guía o director en la conformación de la unidad de cuenta cristiana o maravedí.

1.2.2. El morabetino alfonsí

 

La invasión almohade limitó en gran medida el flujo Sur-Norte del dinar almorávide, empujando a Alfonso VIII (1158-1214) a emitir su propia moneda de oro: los morabetinos alfonsís. En el año 1172 moría el rey Lobo de Murcia, aliado de Alfonso VIII y última línea de defensa entre él y los almohades, cayendo este reino en poder de los mismos.

El morabetino alfonsí se emitió desde el año 1172 hasta finales del reinado de Enrique I (1214-1217), manteniendo el peso, el diámetro y la grafía árabe, aunque ahora los mensajes religiosos y el nombre de los gobernantes eran cristianos(5). Mientras Julio MÍNGUEZ MARTÍNEZ asigna a esta moneda una ley de 935 milésimas(6),  DE FRANCISCO OLMOS ha analizado una pieza de 4,05 grs. de peso y 870 milésimas de ley (3,52 grs. de oro)(7). Lo que no hace más que añadir confusión en el estudio de esta moneda. Confusión de la que es posible salir acudiendo al peso teórico de la misma, aunque para ello antes debemos acometer el concepto de sueldo.

1.2.3. El sueldo

 

Siguiendo a Julio MÍNGUEZ MARTÍNEZ(8),  que a su vez acude a ROMA VALDÉS, cuando Alfonso VIII inició su reinado (1158-1214), el maravedí de cuenta (simultáneamente moneda de oro, el dinar almorávide) valía 5 sueldos, y hacia 1178 pasó a valer 6 sueldos de dineros de vellón. Esto significaba que un dinar almorávide o un morabetino alfonsí, de oro los dos, se cambiaban por el peso de 5 o 6 sueldos de dineros de vellón, según el caso; también, que en las cuentas el peso de 6 sueldos de dineros de vellón (el peso de la plata) computaba como un maravedí, naturalmente de oro. Posteriormente, la documentación de la Catedral de León muestra morabetinos leoneses de 8 sueldos y 16 dineros de vellón por sueldo (1205 y 1214); en 1218 maravedís de 7,5 sueldos burgaleses o de 15 sueldos de pepiones castellanos; finalmente, en 1244 se valoraba 1 marco de plata (233,8 grs. el de Colonia) en 10 morabetinos(9). Con lo dicho basta para entender que el sueldo era un divisor del maravedí, ambos unidades de cuenta, y que los dineros de vellón de ambos (el peso de la plata), monedas o piezas, constituían el valor real o intrínseco de dichas unidades de cuenta, ciertos gramos de plata. Al mismo tiempo, los sueldos equivalían a un peso (masa) concreto, variable según el tipo de sueldo, que a su vez también eran un divisor de otra unidad de peso: la onza. Pero la onza era el divisor de otra unidad de peso mayor: el marco.

No podemos omitir una fecha de aparición del maravedí de 8 sueldos anterior al año 1205. Así, en un documento del año 1184(10), el escribano rezaba lo siguiente: “Ut CCL morabetinos legionensis monetae, scilicet VIII solidos legionenses pro qualibet morabetino, dominae sanctiae persolverent”.

1.2.4. El marco

 

El marco era un divisor de la libra; ambos diferían en el peso de un reino a otro, en la Península y en Europa. En el Imperio Romano, la libra era una unidad de peso de 327,45 grs.; peso que permaneció vigente en los reinos barbaros, y que desde los carolingios (siglo IX) comenzó a variar, conociéndose libras de 349,90 grs. (Torre de Londres), 350 grs. (Zaragoza), 355 grs. (Valencia), 367 grs., 400 grs. (Barcelona), 407 grs. (Baleares), 492 grs. (Guipúzcoa), 409 grs. (Tours), … No conocemos con certeza el tipo de marco que se utilizaba en Castilla en los siglos XI y XII; aunque sí a partir de 1261 (Alfonso X): el marco alfonsí, equivalente al marco de Colonia de 233,85 grs., peso que evolucionó hasta los 230,04 grs.(11). Particularmente pienso que desde finales del siglo XI, en Castilla se utilizó el marco de 233,8 grs., uso que obedecería a varias razones: la necesidad de manejar, tanto en oro como en plata, una unidad de peso más reducido, ante la escasez sobre todo de plata. Pudo partirse de una libra de 350,71 grs., de peso similar a la de Valencia, Zaragoza y a la de la Torre de Londres (350,71 grs. x 2 : 3 =233,81 grs.). En la documentación de la Catedral de León desaparece toda mención de la libra desde finales del siglo XI, siendo sustituída esta unidad por el marco, que en el año 1123 equivalía a 1 onza de oro(12).

La onza antes citada pudo ser 1/12 de la libra romana (327,45 grs.: 12 = 27,29 grs.), o 1/12 de la libra renovada (350,71 : 12 = 29,22 grs.), peso idéntico al 1/8 del marco de Colonia (233,8 grs. : 8 = 29,22 grs.). Así, la ratio oro-plata sería de 1 gr. de oro por 8,56 grs. de plata, o 1 gr. de oro por 8 grs. de plata, suponiendo que ya estuviera establecido el marco de Colonia en el año 1123.

La libra romana se descomponía en 12 onzas de 5 sueldos califales o dinares cada una (12 x 5 = 60 sueldos; 327,45 grs.: 60 = 5,46 grs. por sueldo). En el caso del sueldo o dinar almorávide, es indiferente partir de la libra romana o del marco de Colonia: 1 libra romana x 12 onzas x 7 sueldos = 84 sueldos de 3,90 grs. = 327,6 grs. = o≈ 327,45 grs.; si partimos del marco de Colonia: 1 marco x 8 onzas x 7,5 sueldos x 3,90 grs. = 234 grs. igual o semejante a 233,80 grs. Como la ley del sueldo almorávide era de 0,985 milésimas, 3,90 grs. de oro correspondían a una pieza de 3,90 : 0,985 = 3,96 grs., peso idéntico a un dinar acuñado en Mallorca el año 1169(13), y recordamos que anteriormente asignábamos un peso medio de 3,97 grs. a los dinares almorávides.  Teniendo en cuenta que este sueldo (sub unidad de cuenta) de 3,90 grs. será un divisor del maravedí (unidad de cuenta) hasta 1286 por lo menos (cornados de Sancho IV), existiendo un dinar de este peso almorávide (peso del metal fino), otro cristiano del mismo peso aunque distinta ley desde 1172 (morabetino alfonsino), y finalmente un dirham de vellón de 3,86 grs. la pieza, datado en el año 1086(14), es razonable afirmar que el morabetino alfonsí (3,97 grs. x 0,935 = 3,71 grs. de oro) se inspiró en el almorávide (3,97 grs. x 0,985 = 3,91 grs. igual o semejante a 3,90 grs.); que el peso de metal fino del almorávide (3,90 grs.) fue tomado por Alfonso VIII como el peso de un sueldo; que este sueldo divisor del maravedí (unidad de cuenta) permaneció hasta 1286, dividiéndose a su vez posteriormente, y que habiendo desplazado el dinar almorávide al sueldo de plata como principal medio de pago (dinar como moneda y unidad de cuenta a la vez) desde 1140 aproximádamente, a partir de este momento será posible la aparición del marco de Colonia, habiendo desaparecido la libra de la documentación ya desde finales del siglo XI. Ahora, el sistema sería marco de Colonia (233,80 grs.), varios maravedís conformando un marco; el maravedí conformado por varios sueldos, y los sueldos por ciertos dineros de vellón; la única moneda física de este sistema: el dinero de vellón; naturalmente en el sistema de plata. Un conjunto determinado de monedas de dineros de vellón equivalía a una moneda de oro (dinar almorávide o morabetino alfonsí). Del año 1120 data una venta por 2 marcos de plata y 30 sueldos(15), documento que muestra un marco naciente que ha desplazado a la libra, supongo que el de Colonia, y un sueldo unidad de cuenta de dineros; todavía no habían aparecido el morabetino alfonsí o el dinar almorávide como unidades de cuenta.

 

2. El maravedí de 7,5 y 8 sueldos simultáneamente

 

Vimos anteriormente, hablando del sueldo, que cuando Alfonso VIII (1158-1214) inició su reinado, el dinar almorávide de oro se cambiaba por 5 sueldos, y hacia 1178 por 6, pagados en dineros de vellón. Julio MÍNGUEZ que sigue a ROMA VALDÉS asocia estos últimos sueldos con dineros de vellón de 0,23 grs. de plata. El Reino de León permaneció separado del de Castilla entre 1157 y 1230, con Fernando II y Alfonxo IX; esta separación también significó que cada reino mantuvo sus propias monedas de oro y de vellón, con pesos distintos, y con la sub unidad de cuenta del maravedí (el sueldo) también diferente. Por ejemplo, el morabetino alfonsí de oro de Alfonso VIII pesaba una media de 3,97 grs., y el de Fernando II de León 3,71 grs., un 6,35% menos de peso(16); respecto a los dineros de vellón, con un maravedí de valor intrínseco de 15,3 grs. de plata hacia 1256(17), los dineros burgaleses contenían 0,17 grs. de plata, los pepiones castellanos 0,085 grs., los dineros leoneses 0,159 grs. y los salamanqueses 0,08 grs.

 

Dineros de vellón hacia 1256. Gramos de plata

 

 

Sueldos

Dinero burgalés

Gramos dinero burgalés

Gramos maravedí

Dinero burgalés

7,5

90

0,17

15,30

Dinero leonés

8

96

0,159

15,26

Pepiones burgaleses

15

180

0,085

15,30

Dineros salamanqueses

16

192

0,08

15,36

 

El cuadro precedente ha sido confeccionado con datos obtenidos por ROMA VALDÉS, que yo entiendo son medias de los pesos de los distintos dineros, aportados mediante análisis metalográficos. Digo esto, porque con estas cifras se llega a un sueldo de 3,84 grs., y mi postura es defender un sueldo de 3,90 grs. (3,90 x 4 = 15,60 grs. de plata por maravedí). La diferencia entre considerar un peso de 15,60 grs. de plata para el maravedí de 1256, o considerar 15,36 grs. es despreciable: así, el dinero burgalés tenía un peso teórico de 0,173 grs. contra 0,170 grs. de ROMA VALDÉS; el dinero leonés 0,162 grs. contra 0,159 grs. … Pero evidentemente, el cuadro muestra que el maravedí está descompuesto en otro tipo de sueldos. Esto no obsta para seguir defendiendo el mismo tipo de sueldo guía o director de 3,90 grs.; lo que se ha dado en este caso es una división del sueldo guía. El peso de 7,5 sueldos burgaleses era igual al de 8 sueldos leoneses, y el de 15 sueldos de pepiones castellanos al de 16 salamanqueses; 15,30 grs. de peso real por maravedí contra 15,60 grs. de peso teórico para la misma unidad de cuenta. Ahora el sueldo burgalés puede ser estimado en 2,08 grs. (15,60 : 7,5); el leonés 1,95 grs. (15,60 : 8) … Lo mismo sucedía con el morabetino alfonsí de oro respecto al maravedí de oro de Fernando II de León:  el morabetino alfonsí era una copia en peso y en diámetro del dinar almorávide de 3,97 grs. la pieza; mientras, el maravedí de oro de Fernando II pesaba 3,97 x 0,935 = 3,71 grs., un 6,50% menos. Lo mismo sucede con los sueldos: 8 sueldos leoneses x 0,935 = 7,5 sueldos burgaleses; 7,5 sueldos burgaleses = 8 sueldos leoneses = 15 sueldos de pepiones = 16 sueldos salamanqueses; 7,5 dineros burgaleses = 8 dineros leoneses = 15 pepiones burgaleses = 16 salamanqueses. También podemos fijarnos en que el sueldo leonés es igual o aproximado a la mitad del sueldo almorávide: 15,60 : 8 = 1,95; 3,90 : 2 = 1,95.

 

Existen muchas razones por las que el peso teórico de un dinero es superior al peso real: el continuo roce de las monedas por su uso; el limado premeditado de las monedas; disminución interesada del metal fino en la aleación para aumentar el beneficio del emisor; monedas falsas, con menor contenido de metal fino que el legal, objeto del mismo análisis metalográfico que las de curso legal…

 

Así, estudiado este maravedí de hacia el año 1256 nos encontramos al mismo conformado por 8 sueldos de 1,95 grs. o 4 sueldos de 3,90 grs.; 15 sueldos de pepiones de 1,04 grs. y 16 sueldos de salamanqueses de 0,97 grs. La correspondencia de los leoneses con los burgaleses, sean sueldos o dineros, ya está explicada. Entonces, hacia 1256 teníamos un maravedí de 8 sueldos leoneses o 7,5 burgaleses, sueldos que habían sido modificados, demostrando la documentación que en fechas anteriores a 1256 hubo maravedís de 5, 6, 7,5 y 8 sueldos.  

 

La primera noticia sobre el maravedí de 8 sueldos leoneses ya la he presentado en este trabajo, y data del año 1184. Julio MÍNGUEZ aporta dos corroboraciones de esta composición del maravedí por 8 sueldos leoneses(18) datadas en 1205 y 1214. La noticia de 1205 tasaba el precio de una venta en 30 morabetinos de oro, pero si variara la ley de metal fino y peso del año 1205 en tales monedas, el pago se haría según 8 sueldos de plata por cada morabetino. Por tanto, a 3,71 grs. de oro (peso de la moneda del morabetino leonés) le correspondían 8 sueldos leoneses de plata. Esta transacción refleja la ratio 1 sueldo de oro x 8 de plata, ratio coincidente con otra ya expuesta del año 1123. Por otra parte, puede deducirse del texto que el sueldo de plata era una constante, pues su peso era admitido en 1205 y en fechas posteriores; tampoco tiene sentido una equivalencia entre sueldos de plata y de oro diferentes en su peso, porque el mismo peso tenían un marco, onza y sueldo de oro o de plata, y el peso de este sueldo era 3,91 grs. (burgalés 3,97 x 0,985) o 3,65 grs. (leonés 3,71 x 0,985). Además, la documentación posterior ratifica esta identidad en el peso de los sueldos de oro y de plata, concretándose en el peso de 3,90 grs. como divisor exacto del peso de diferentes maravedís (3,90 grs. para el sueldo burgalés y 3,65 grs. para el sueldo leonés). El sueldo de 3,90 grs. es el sueldo conocido como alfonsí (Alfonso VIII). Así, el maravedí del año 1205 tendría un valor teórico intrínseco en plata de 8 x 3,65 = 29,20 grs. de plata, o 7,5 x 3,90 =29,25 grs. de plata, peso igual o semejante a la onza (233,8 : 8 = 29,22 grs.).

 

Otra vez más, Julio MÍNGUEZ MARTÍNEZ en su magnífico trabajo acude en mi ayuda. El autor basándose en análisis metalográficos de ROMA VALDÉS presenta un dinero de vellón con 0,23 grs. de plata hacia el año 1178. Veremos posteriormente como por estas fechas los 8 sueldos leoneses se conformaban con 16 dineros; es decir 128 dineros de vellón el maravedí; así, 128 dineros de vellón x 0,23 grs. de plata = 29,44 grs. de plata el maravedí, cifra igual o semejante al peso de la onza de Colonia 233,8 : 8 = 29,22 grs. Este maravedí de 29,44 grs. se corresponde con 8 sueldos de León.

 

El documento del año 1214 además de corroborar los 8 sueldos leoneses de plata por morabetino, introduce la equivalencia entre el peso de un sueldo de plata y el peso de la plata de 16 dineros de vellón (3,65 grs. : 16 = 0,228 grs. de plata por dinero de vellón, cifra igual o semejante a los 0,23 grs. de plata aportados por Julio MÍNGUEZ y ROMA VALDÉS ). Como la primera noticia que tenemos sobre la aparición del dinero burgalés data del año 1207, lo dicho anteriormente debe valer también para esta tipología. Hemos dicho que al morabetino(unidad de cuenta) le correspondían 8 x 16 = 128 dineros de vellón leoneses, luego 120 dineros de vellón burgaleses (128 : 1,066 = 120); los dineros leoneses computarían 128 x 0,228 = 29,18 grs. de plata por maravedí; los dineros burgaleses computarían 120 x 0,243 = 29,25 grs. por maravedí; obedeciendo a sueldos leoneses de 3,65 : 16 =0,228 grs. por dinero leonés, o sueldos burgaleses de 3,90 : 16 = 0,243 grs. por dinero burgalés; 8 sueldos de leoneses o 7,5 de burgaleses por maravedí (unidad de cuenta).

 

Un documento del año 1218(19) vuelve a corroborar la equivalencia entre el morabetino de oro   (unidad de cuenta)  y los 7,5 sueldos de dineros burgaleses de vellón o 15 sueldos de pepiones burgaleses también de vellón: “et morabitinos istos debent dare in denariis ad septem solidos et dimidium burgalenses vel quidecim solidos de pepionibus pro morabitino”.

 

Otro documento del año 1230(20) nos informa de que el marco esterlín de plata se cambiaba por 8 morabetinos. La libra esterlina, como la castellana, evolucionó de 327,45 grs. (1,365 grs. x 240 dineros) a 349,90 grs., por lo que estimo que el marco de esterlines pesaba 349,90 : 3 x 2 = 233,27 grs. cifra igual o semejante a los 233,80 grs. del marco de Colonia. Así, por 233,27 grs. de plata se obtenían 9 morabetinos de 25,92 grs. de plata, o 1 gr. de oro se cambiaba por 7,10 grs. de plata (25,92 : 3,65, el morabetino de León pesaba 3,65 grs. de metal fino).

 

Finalmente, en 1244 se valora 1 marco de plata en 10 morabetinos(21) : “mando a Santa María de Regla X morabedís pora [pro ad: como, a cambio de, …]un marco de plata para el altar o pora cruz o pora lámpara o pora frontal”. Estamos pues ante un maravedí de 23,38 grs. de plata (233,8 : 10), y visto ya que para el año 1218 el maravedí se conformaba con 7,5 sueldos de burgaleses (7,5 x 12 = 90 dineros) o 15 sueldos de pepiones (15 x 12 = 180 dineros pepiones), el peso de este maravedí debería  ser múltiplo de 3,90 grs.; efectivamente 6 x 3,90 = 23,40 grs., cifra igual o semejante a los 23,38 grs. Ahora la ratio responde a 1 gr. de oro por 6 grs. de plata. Otro caso se hubiera dado si la ofrenda hubiese sido en morabetinos de oro de León (3,71 grs. la moneda; 3,65 grs. metal fino) diferentes en su peso a los alfonsís (3,97 grs. la moneda; 3,90 grs. de metal fino). Quedaba datado este documento en el año 1244, reinando en Castilla y León Fernando III.

 

Cuando Alfonso X (1252-1284) comenzó su reinado(22) “fizo traer ante sí los maravedises de oro que andaban a el tiempo antiguo, e fízolos pesar con su moneda, y por peso fallaron que los seis maravedís de su moneda del Rey que pesaban un maravedí de oro: Así, el maravedí de oro ase de juzgar por seis maravedís de esta moneda”. Es realmente críptico el sentido de este párrafo; procuraré explicarlo partiendo de premisas claras: evidentemente el maravedí de oro (unidad de cuenta o moneda) siempre valió más que el maravedí de plata (unidad de cuenta). Aunque en fechas posteriores existió un maravedí de plata (el cruzado de Enrique II y el Agnus Dei de Juan I), no se conoció ningún maravedí moneda de plata en tiempos de Alfonso X. Entonces, según el texto, un maravedí de oro (moneda y unidad de cuenta) debe ser computado como una cantidad de plata seis veces superior a los 3,90 grs. (6 x 3,90 = 23,40 grs.). El texto reza que los maravedís de oro antiguos fueron pesados con la moneda del Rey (no podía ser otra moneda que los dineros de vellón). El texto habla de una comparación: poniendo en un platillo de la balanza 6 x 3,90 = 23,4 grs. y en el otro platillo 23,40 grs. en monedas de vellón, burgalés por ejemplo,  (unas 24 aproximádamente) se habría obtenido un equilibrio en el peso, equilibrio que alumbraba una contradicción absoluta, pues 24 dineros de vellón x 0,26 grs. = 6,24 grs. de plata, lo que implica una ratio desproporcionada: 1 gr.de oro x 1,60 grs. de plata. Por tanto, mi posición es que los 23,40 grs. de oro de las 6 monedas de oro debían de ser puestos en plata en una aleación de vellón, repartidos entre los 90 dineros de vellón. Por tanto, cuando Alfonso X comenzó su reinado, lo que hizo fue ratificar el valor intrínseco teórico del maravedí que ya existía desde el año 1244: 23,40 grs. de plata repartidos entre 90 dineros burgaleses de 0,26 grs. de metal fino.

 

                                                                                 

 

 

 

 

 

 

 

  1. GERMAN BLEIBERG. Diccionario de Historia de España. Tomo I. Alianza Editorial, S.A. Barcelona 1986.
  2. JULIO MINGUEZ MARTINEZ. Moneda medieval en el Reino de León. Análisis de términos monetarios en la documentación del archivo de la Catedral de León (711-1252). Estudios de Historia Monetaria, ab initio, número extraordinario 1 (2011). Coordinadora MARIA TERESA MUÑOZ SERRULLA.
  3. DEMETRIO MANSILLA REOYO. Catálogo documental del archivo de la Catedral de Burgos (804-1416). Monumenta Hispaniae Sacra. Subsidia: Volumen II. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Instituto Enrique Flórez. Burgos 1971.
  4. JOSE MARIA DE FRANCISCO OLMOS. El maravedí de oro de Alfonxo VIII: un  mensaje cristiano escrito en árabe. Revista general de información y documentación, volúmen VIII, núm. 1. Servicio de publicaciones de la Universidad Complutense. Madrid 1998.
  5. JOSE MARIA DE FRANCISCO OLMOS. El maravedí de oro de Alfonxo VIII … obra ya citada.
  6. JULIO MÍNGUEZ MARTÍNEZ. Moneda medieval en el Reino de León... Obra ya citada. Página 31.
  7. JOSE MARÍA DE FRANCISCO OLMOS. El maravedí de oro de Alfonso VIII… Obra ya citada. Página 296.
  8. JULIO MÍNGUEZ MARTÍNEZ. Moneda medieval en el Reino de León... Obra ya citada. Página 55.
  9. JULIO MÍNGUEZ MARTÍNEZ. Moneda medieval en el Reino de León... Obra ya citada. Página 35.
  10. PEDRO DE CANTOS BENÍTEZ. Escrutinio de maravedises, y monedas de oro antiguas, su valor … Imprenta de Antonio Marín. Madrid 1763. Página 35.
  11. JULIO MÍNGUEZ MARTINEZ. Moneda medieval en el Reino de León … Obra ya citada. Página 44.
  12. JULIO MÍNGUEZ MARTINEZ. Moneda medieval en el Reino de León … Obra ya citada. Página 45.
  13. Las 100 mejores piezas del monetario del Museo Arqueológico Nacional. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Subdirección General de Museos Estatales. Madrid 2003. Número de inventario 104123, ex Miró.
  14. Las 100 mejores piezas del monetario del Museo Arqueológico Nacional. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Subdirección General de Museos Estatales. Madrid 2003. Número de inventario III-90-2-15.
  15. JULIO MÍNGUEZ MARTINEZ. Moneda medieval en el Reino de León … Obra ya citada. Página 21.
  16. Las 100 mejores piezas del monetario del Museo Arqueológico Nacional. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Subdirección General de Museos Estatales. Madrid 2003. Número de inventario 1994/104, ex Ferré Payá.
  17. ANTONIO ROMA VALDÉS. La rebelión del Infante don Sancho y su incidencia en las acuñaciones del siglo XIII en León y Castilla. Numisma 239. Enero-junio 1997. Año XLVII.
  18. JULIO MINGUEZ MARTÍNEZ. Moneda medieval en el Reino de León … Obra ya citada. Páginas 34 y 35.
  19. JULIO MINGUEZ MARTÍNEZ. Moneda medieval en el Reino de León … Obra ya citada. Página 35.
  20. JULIO MINGUEZ MARTÍNEZ. Moneda medieval en el Reino de León … Obra ya citada. Páginas 35 y 46.
  21. JULIO MINGUEZ MARTÍNEZ. Moneda medieval en el Reino de León … Obra ya citada. Página 35.
  22. PEDRO DE CANTOS BENÍTEZ. Escrutinio de maravedises … Obra ya citada. Página 50.

leer todo
El Cuartal: medida y precio. Los Rodríguez de Santa Cruz. 1500-1501
Autor: Alejandro Martín Ruiz
Fecha: mié 08/08/2012

Este ensayo recuerda los difíciles años de principios del siglo XVI: la inestabilidad política, las aventuras militares, la crisis de los cereales, la peste de 1507, la fractura demográfica ...

 

También nos hemos extendido en alguna medida en dos personajes: Alonso Rodríguez de Santa Cruz, vecino de Guadilla de Villámar (Villadiego) y Lope Rodríguez de Santa Cruz vecino de Villadiego. Dos personajes pertenecientes al estamento de la burguesía, mercaderes notables.

 

Además hemos afrontado el concepto de cuartal: su medida y su precio.


leer todo
Hambre en Tierra de Sevilla. 1503
Autor: Alejandro Martín Ruiz
Fecha: mar 07/08/2012

El 10 de abril de 1503, el jurado Escolar de la ciudad de Sevilla pedía para esta ciudad cien cargas de pan cocido al lugar de Aznalcóllar. Malamente podían atender las necesidades frumentarias de Sevilla, cuando los vecinos del citado lugar buscaban trigo por la propia ciudad y hasta en la provincia de León.

 

Los vecinos de Aznalcóllar vivieron en aquellos momentos una situación insufrible de hambre, hasta el punto de requisar el trigo de la fábrica de la iglesia. El documento recuerda como poco antes hubo que pagar la fanega de trigo a quinientos maravedís; y que en este momento no tenían ni dinero para poder comprarlo, ni existencias de trigo. El concejo de Aznalcóllar pide a la ciudad de Sevilla, que vista la necesidad del lugar, les eximan de enviar trigo a Sevilla.

 

El documento, que está fechado en abril de 1503, recuerda la crisis frumentaria que en general padeció toda la Corona de Castilla, por la pobrísima cosecha de 1502. Hubo que esperar a las cosechas de 1503 y 1504 para remediar parcialmente la situación. Posteriormente, entre 1505 y 1508, las lluvias torrenciales, las sequías y la peste de 1507 originaron una de las mayores fracturas demográficas de la corona castellana. 

 

 


leer todo
Servicio y medio servicio y castellanos de oro de las Aljamas de Villadiego, Cáceres, Talavera y Saldaña
Autor: Alejandro Martín Ruiz
Fecha: vie 01/06/2012

Este trabajo trata de la búsqueda de unas cifras razonables y explicadas para los vecindarios fiscales en 1485 de cuatro aljamas de la Corona castellana: Villadiego, Cáceres, Talavera y Saldaña. Si el método es aplicable a un número notable de aljamas, entendemos que debiera ser tenido en cuenta.


leer todo
Demografía de la merindad de Castrojeriz (1352-1558) (I)
Autor: Alejandro Martín Ruiz
Fecha: jue 01/03/2012
Demografía de la merindad de Castrojeriz (1352-1558). Comarca de Los Páramos. (I)
leer todo